Pensamiento de sistemas completos

Pensamiento de sistemas completos es un método para comprender cómo se relacionan las cosas (elementos y sistemas) y cómo se influyen entre sí dentro de un todo. Un ejemplo de pensamiento de sistemas completos es cómo elementos como el agua, el sol, el suelo, el aire, las plantas, los animales y los seres humanos interactúan y se apoyan unos a otros como un sistema.

El pensamiento sistémico se centra en causas y efectos cíclicos en lugar de lineales. Se puede aplicar para comprender los vínculos entre elementos, causa y efecto, circuitos de retroalimentación o para identificar puntos de apalancamiento, que son lugares en un sistema que pueden ser influenciados o cambiados.

Los puntos de apalancamiento suelen ser (1) puntos en los que se realizan elecciones, decisiones, reglas y políticas clave que determinan la estructura del sistema; (2) lugares donde la información fluye (o no fluye) y afecta esas decisiones; o (3) lugares donde uno puede intervenir para romper, hacer o cambiar los vínculos causales entre elementos del sistema de cualquier tipo. (Universidad de Columbia Britanica).

«Volver al índice del glosario

Iniciar sesión con sus credenciales

o    

¿Olvidaste tus datos?

Crear una cuenta